Tomate

IMG_20160205_140023

Tomate ensalada Verdurea

El Tomate:

Solanum lycopersicum, conocido comúnmente como tomate, tomatera o jitomate, es una especie de la familia de las solanáceas originaria de Centro y Sudamérica y su uso como comida origino en Mexico.5 El origen del nombre proviene de la palabra Náhuatl (Lenguage Azteca), tomatl. Apareció por primera vez en la impresión en 1595.6

Es cultivada en todo el mundo para su consumo tanto fresco como procesado de diferentes modos (salsa, puré, zumo, deshidratado, enlatado). Sigue leyendo

Espinaca Fresca

 

IMG_20160204_125511

Espinaca Fresca Verdurea

La espinaca (Spinacia oleracea) es una planta anual, de la familia de las amarantáceas, subfamilia quenopodioideas, cultivada como verdura por sus hojas comestibles, grandes y de color verde muy oscuro. Su cultivo se realiza durante todo el año y se puede consumir fresca, cocida o frita. En la actualidad es una de las verduras que más habitualmente se encuentra congelada. Sigue leyendo

Crema de boletus en Thermomix. Receta Verdurea para 4 personas

A dos semanas de Navidad estamos ya dando vueltas a qué preparamos para la cena. Os ofrecemos una deliciosa receta para hacer una crema de boletus. Te encantará y dejará maravillados a tus invitados. Animaros los que tenéis la Thermomix que hace estas delicias!!

Foto: Boletus verdurea.com

Foto: Boletus verdurea.com

Sigue leyendo

Vuelta a la rutina deportiva: agujetas y cómo evitarlas

IMG-20140506-WA0002

Las vacaciones han terminado y volvemos a nuestra rutina laboral, familiar y deportiva. Los comienzos siempre son duros, y cuando venimos de un veranito poco activo a nivel deportivo, ¡mucho más! Sobre todo porque muchos ya sabemos que nos vamos a reencontrar con nuestras queridas “amigas” las agujetas. Ahí están ellas, siempre fieles y esperándonos con los brazos abiertos para darnos la bienvenida. Porque no os engañéis, van a estar ahí siempre, lo único que se puede hacer es aprender medidas preventivas para que no sean muy fuertes y truquillos para que se pasen antes.

Sigue leyendo

Qué me impulsa a correr una maratón. ¿Y a tí?

 

El post de esta semana es un post especial y dedicado a la que, a mi parecer, es la prueba más fascinante, bonita, exigente que he disputado: LA MARATÓN.

Seguro que sois muchos los que sentís lo mismo que yo siento sobre esta prueba. Habéis probado su magia y queréis más. Pero, ¿qué es lo que la hace tan especial? Para cada uno de nosotros, habrá algo diferente que la haga mágica, pero hay una cosa que es común en todos: ERES TÚ SOLO CON LOS 42.195 METROS. Aunque corras rodeado de miles de personas, todos tenemos un objetivo común: CRUZAR LA META. Está claro, que habrá gente que busque sólo terminarla y, otros, que busquemos una marca o un puesto determinado, pero una vez que te has embarcado en el fascinante mundo de la maratón, aprendes que sea cual sea el resultado final, lo importante es sobreponerte a las dificultades encontradas en el camino y cruzar la meta. Esa importante lección, la aprendes en cada maratón que preparas y compites y, también, es una lección que aprendes de la gente que comparte la pasión por este deporte y esta prueba en concreto. En el 2011 tuve el privilegio de ser contratada para correr la Maratón de New York. A día de hoy, ha sido la maratón con el circuito más duro que he corrido, pero también una de las más mágicas. Crucé la meta en la posición 14ª y con un crono de 2h33’08”. No estaba contenta con el tiempo final, sabía que estaba para hacer menos tiempo y me fastidiaba no haberlo conseguido. Nada más cruzar la meta, toda la gente con la que me cruzaba me daba la enhorabuena. Camino al hotel, seguían dándome la enhorabuena. Yo les decía gracias, pero para mis adentros pensaba: “yo creo que esta gente me está confundiendo con otra persona”. Cerca del hotel se me acerca una señora y me pregunta: “¿Has corrido la maratón? Yo le digo: “Sí, pero no estoy contenta. No me ha ido muy bien” y me pregunta: “¿Pero has terminado, no?” Yo le digo: “Sí” y, ella, me dice con una sonrisa enorme en la cara: “Entonces sonríe porque eres una FINISHER” Sonriendo le contesté: “You’re right!” Y ¡tenía más razón que una santa! Fue una maratón muy dura, en la que muscularmente sufrí muchísimo debido a la dureza del circuito. Pararme no pasó nunca por mi cabeza, pero os puedo asegurar que hubo momentos en los que lo pasé muy mal y que estaba deseando cruzar la meta y, ¡lo conseguí! Me hubiera gustado otra marca y otras sensaciones, pero al final, al igual que en nuestro día a día, no siempre van a salir e ir las cosas como uno quiere. Lo importante es saber sobreponerte a las dificultades que te encuentras en el camino, superarlas y llegar al final. Yo creo que por eso, cuando alguien te dice que ha terminado una maratón o te cuenta su experiencia, te sientes identificado con él, porque independientemente del nivel de cada persona, todos vamos a tener buenas y malas experiencias maratonianas, pero todos vamos a terminar de contar nuestra experiencia orgullosos por haberla terminado. New York, a pesar del sufrimiento y dolor de piernas, la recuerdo con muchísimo cariño. Una organización increíble, un público que no nos dejaba desfallecer y una ciudad tan mágica que se volcó con todos nosotros.

El sueño de poder estar en unos JJ.OO fue lo que me llevó a atreverme con esta mágica distancia. Debuté en el 2008 en Rotterdam con 2h29’03”. Creo que ha sido la maratón en la que más he disfrutado de las 11 maratones que llevo disputadas. Ahí probé su magia y me enamoré perdidamente de la distancia (llamarme romántica). Siempre lo he dicho, en el asfalto me siento como pez en el agua y me encanta esa sensación de ser sólo el asfalto y uno mismo. Conocer tu cuerpo y tu mente tan a la perfección que sabes hasta el último gramo de esfuerzo que les puedes pedir y ver, que aún así, hay veces que te sorprenden gratamente. Muchas veces digo que la maratón es como mi pequeño bebé. Durante 2-3 meses, la cuidas, la mimas, trabajas duro, hay momentos duros y mucho cansancio. Pero sigues mimándola y cuidándola porque sabes que el día H recibirás tu recompensa. Porque, independientemente del resultado que salga, siempre te recompensa, ya sea con una buena marca, con un buen puesto, con una gran experiencia, con aprendizaje, con gente maravillosa que encuentras en el camino, etc.

En unas semanas disputaré en el Cto. De Europa de Zurich la que será mi maratón número 12. El sábado 16 de agosto me pondré en la línea de salida con una enorme sonrisa, ¡por fin habrá llegado el gran día! Son muchos los meses que llevo en mis piernas de preparación, de mimos y de muchos cuidados y os puedo asegurar que disfrutaré de cada kilómetro. El resultado final me podrá gustar mucho, algo o nada, pero lo que sí que sé es que cuando cruce la meta me sentiré ganadora porque lo habré peleado y dado todo. Porque no lo olvidéis, todos los que conseguís cruzar la meta, ¡sois ganadores!

A seguir devorando kilómetros y, lo que es más importante, seguir disfrutando de cada experiencia que este precioso deporte os ofrezca.

Alessandra Aguilar

Alessandra Aguilar

 

Me voy de vacaciones. ¿Entreno o no entreno?

 

Entrenar en vacaciones

Entrenar en vacaciones

Estas semanas han sido varias las personas que me han preguntado: ¿sigo entrenando en vacaciones? ¿Es bueno descansar algo? Por ello, me he decidió a escribir un post dedicado a este tema. La verdad es que, a priori, parecen preguntas fáciles de responder, pero cuando te pones a explicarlas, pues no resulta tan fácil, ya que como todo en el mundo del deporte y del running, depende de la persona, de sus objetivos y de su ritmo de vida.

¿Qué entendemos por vacaciones? La RAE define las vacaciones como: “Descanso temporal de una actividad habitual, principalmente del trabajo remunerado o de los estudios” Pero, las vacaciones son más que eso, son el momento deseado y soñado por todos a lo largo del año, ya que es cuando podemos relajarnos, descansar, olvidarnos del trabajo y del estrés de nuestro día a día.  Cargamos pilas a nivel mental y físico para volver a nuestra rutina con energías renovadas.

En mi caso, cuando termino mi gran objetivo de la temporada y me cojo mis dos semanitas de vacaciones, meto las zapas en el armario y no las saco en 10-15 días. Seguro que algunos os estaréis preguntando, ¿por qué? Por regla general, el nivel de exigencia físico y psíquico al que nos sometemos durante la preparación de un gran campeonato es muy alto. Por ello, cuando termina la prueba importante de la temporada, necesito descansar por completo de 10 a 15 días. Tanto mi cuerpo como mi mente, necesitan cargar las pilas y estar a tope de energía para encarar la nueva temporada. Tras ese parón, en el que me relajo, descanso, disfruto de la familia y amigos y cojo unos kilitos, vuelvo a la carga con las pilas completamente cargadas y con ganas de comerme el asfalto de nuevo. Sin embargo, tengo compañeros que prefieren no parar y rodar muy suave días alternos para que así la vuelta a la rutina no se les haga tan dura.

Como podéis ver, el correr o no correr durante vuestras vacaciones, depende de lo que necesite cada persona. Está claro que aquellos que tengáis un gran objetivo tras el veranito, no os queda más remedio que entrenar. Pero, aquellos que os estáis iniciando en el running o que ya no tenéis ningún objetivo cercano, disfrutar de vuestras vacaciones y de lo que os pida el cuerpo. Lo bueno del verano y las vacaciones, ya sea estando en la playa, en la montaña, de turismo o en tu casita, es que podéis aprovechar para hacer deporte con vuestra familia o amigos. Senderismo, paseos por la playa, paseos en bici, jugar a las palas, piscina, partidos de voley ó fútbol en la playa o en el campo, tenis, pádel, etc. Son muchísimas las actividades que os permitirán manteneros activos. Y si lo que os apetece es correr, aprovechar para que vuestros peques o amigos os acompañen en la bici. Eso sí, evitar las horas de máximo calor del día e hidrataros muy bien, ¡qué no queremos sustos!

Lo importante es que disfrutéis de vuestras vacaciones, desconectéis y escuchéis lo que os pide el cuerpo, ¡qué es muy sabio!

¡Felices vacaciones!

¿Alergia al polen? Combátela con este zumo de verdurea

Polen

Polen

 

Una nueva receta de zumo a vuestra disposición.

En esta ocasión pedimos ayuda a las humildes abejas y, junto con alguna de nuestras frutas preferidas,  preparamos este maravilloso zumo.

INGREDIENTES

– 5 NARANJAS cortadas por la mitad

– 60 grs (1/2 taza) de moras

– 40 grs (1/4 taza) de grosellas negras

– 1 cucharada de gránulos de POLEN DE ABEJAS (lo tienes disponible en verdurea.com, en la sección de mieles)

– 1 chorrito de miel (cuanto más casera mejor)

 

ELABORACIÓN

 

Exprime las naranjas. También puedes utilizar 150 ml de zumo de naranja. Vierte el zumo en la batidora o thermomix y añade el resto de ingredientes, incluido el polen. Basta con que quede cremoso y sin trozos. Consume inmediatamente.

 

NUTRIENTES

 

Rico en vitaminas B1, B6, C, betacaroteno, ácido fólico, sobre, magnesio, manganeso, fósforo y potasio. Aporta vitaminas B5, E, calcio, hierro y zinc y también contiene vitaminas B2, B3, B7, flavonoides y omega-3

 

Consejo: empieza a tomar polen de abejas 6 semanas antes de que comience la temporada de alergias.

Gracias a nuestros amigos de Crussh Juice Bars de Reino Unido, por las autorizaciones para publicar este post.  http://www.crussh.com

Potencia el sabor del fresón con este sencillo truco

Fresón

Fresón

 

Os dejamos un truco sencillo y barato. Ahora que hace buen tiempo y el fresón está muy, muy bueno y accesible, os animamos a probar esta receta.

 

Ingredientes para 2 personas

10-12 fresones

1 cucharada sopera de azúcar

1 chorrito de vinagre de jerez o módena (aprox 10 ml)

 

Elaboración

Corta el fresón en rodajas y esparce por encima el azúcar. A continuación, añade el chorrito de vinagre  y mete el preparado en la nevera unas 5 horas antes de consumir. 

TE VA A SORPRENDER!!!

Fresón cortado

Fresón cortado