Tomate

IMG_20160205_140023

Tomate ensalada Verdurea

El Tomate:

Solanum lycopersicum, conocido comúnmente como tomate, tomatera o jitomate, es una especie de la familia de las solanáceas originaria de Centro y Sudamérica y su uso como comida origino en Mexico.5 El origen del nombre proviene de la palabra Náhuatl (Lenguage Azteca), tomatl. Apareció por primera vez en la impresión en 1595.6

Es cultivada en todo el mundo para su consumo tanto fresco como procesado de diferentes modos (salsa, puré, zumo, deshidratado, enlatado). Sigue leyendo

Historia de la mujer en el Atletismo (1 de 2)

 

Al igual que en otros ámbitos de la vida, el acceso de las mujeres al ámbito deportivo ha sido tardío y lleno de dificultades. Se puede decir que esta lucha por la igualdad es como una carrera de fondo. Un largo camino en el que hay momentos en los que crees que el cansancio no te va a dejar seguir adelante, en el que no tienes un minuto para darte un respiro. Un camino en el que los protagonistas son el esfuerzo, la constancia y el sacrificio de muchas mujeres en ese camino hacia la igualdad. Pero, ¿cuáles son las causas de esa tardía incorporación? Pues nada más y nada menos que un puñado de estereotipos sociales y culturales. Las mujeres han tenido que luchar contra ideas del tipo: la mujer es inferior al hombre en las actividades deportivas; posee menor capacidad física; su cuerpo se «masculiniza» con la práctica deportiva; no muestra gran interés hacia la práctica deportiva; existen deportes apropiados para ellas y otros no; al practicar deportes ponen en riesgo su fertilidad, etc.

Historia de la mujer en el Atletismo

Historia de la mujer en el Atletismo

Si nos remontamos unos 3000 años atrás, hacia el 776 A.C, en la Grecia antigua, podemos ver que el deporte era un terreno completamente vetado a la mujer. Se excluía su participación no sólo como deportistas, también como espectadoras. Sólo podían acudir como espectadoras aquellas mujeres que estuvieran solteras. Y, ¿cuál era el motivo de esa exclusión? Pues muy sencillo, se debía a que los atletas competían desnudos, exhibiendo sus cuerpos como símbolo de perfección y dedicación. Destacar que la muerte estaba reservada para aquellas mujeres casadas que fueran sorprendidas en el interior del estadio. Hay que decir, que las mujeres tenían sus propios juegos en esta época. Eran en el mes de septiembre, poco tiempo después de los masculinos y eran en honor a la Diosa Hera, diosa de la fecundidad. El motivo de la celebración de estos juegos, era la creencia de que las mujeres solteras que competían entre sí por su rapidez y fuerza, engendrarían hijos vigorosos.

diosa hera

Diosa Hera

En el inicio del deporte moderno, la práctica deportiva sigue siendo un asunto de hombres. Cabe mencionar la figura del Barón de Coubertin (fundador del COI y responsable de la puesta en marcha de los JJ.OO.), cuyas creencias están muy arraigadas en los estereotipos sociales de la época. Prueba de ello, es una de las frases que dio en el discurso de los JJ.OO. de Ámsterdam 1928: “Para ellas la gracia, el hogar y los hijos. Reservemos para los hombres la competición deportiva”. Una frase que resume a la perfección la situación de la mujer en el ámbito deportivo de aquella época.

Tenemos que esperar a los JJ.OO. de Paris 1900, para que la mujer fuera incluida en el programa olímpico. Su participación se limitó exclusivamente al golf y tenis. Deportes ambos considerados apropiados para las mujeres.

alice-milliat

Alice Milliat

El movimiento deportivo femenino encontró en Alice Melliat, una abanderada en su lucha por la igualdad. Alice Melliat (remera de larga distancia) funda la Federación Internacional Deportiva Femenina (FSFI). Dicha Federación, al ver que la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) no les escuchaba y no incluían pruebas femeninas en los Mundiales de Atletismo, decide organizar los primeros Juegos Mundiales Femeninos en Paris, 1922. La IAAF, al ver que estas competiciones femeninas empezaban a ser vistas y seguidas por los organizadores y dirigentes de los JJ.OO, llega a un acuerdo con la FSFI para ir introduciendo pruebas dentro de sus competiciones. Gracias a ello, en los JJ.OO. de Ámsterdam 1928, el atletismo femenino entra en el programa olímpico. Será sólo en 5 pruebas: 100m, 800m, salto de altura, lanzamiento de disco y los relevos del 4×100.

atenas_2004

Atenas 2004

La FSFI se disolvió en 1938, ya que las pruebas femeninas se fueron incluyendo poco a poco en los JJ.OO. Pero la incorporación fue muy lenta, de dos a tres pruebas cada 20 años. Prueba de ello es que hay que esperar a los JJ.OO. de Sydney 2000, para que la paridad sea total en lo referente a los concursos, ya que ese año se incluyen los concursos de pértiga, triple y martillo. Y, hasta los JJ.OO. de Atenas 2004, año en el que se incorporan los 3000m obstáculos femeninos al programa olímpico, no hay una paridad casi total en el programa. Digo “casi total” porque sólo hay una prueba que nos separa de la igualdad plena, los 50kms marcha. Hay que destacar que en toda esta evolución, hay un punto de inflexión, y no es otro que los JJ.OO. de Los Ángeles 1984, donde el programa olímpico de carreras se iguala con el masculino, al ser incluidas las pruebas de 400 vallas y maratón.

Gracias al esfuerzo de muchísimas mujeres, poco a poco hemos ido conquistando nuestro lugar en el mundo y en el deporte. La línea de meta está cada vez más cerca, pero aún queda un pequeño camino por recorrer. El movimiento running femenino está en auge y poco a poco podremos ir superando esas pequeñas diferencias que nos separan de la paridad con los hombres.

En el siguiente post os seguiré hablando de la historia y profundizaré más en la disciplina de la maratón, en la que también hemos luchado y conseguido grandes éxitos!

Hasta la siguiente!

continuara