Consejos para desinfectar las frutas y verduras

Te dejamos algunos consejos para desinfectar frutas y verduras

A veces para estar seguro es conveniente desinfectar las frutas y verduras antes de su ingesta

 

Comer verduras y frutas es una buena fuente de vitaminas, nutrientes e hidratación para nuestro organismo, siempre y cuando estén limpias y preparadas para su consumo. Así como el lavado de manos evita miles de enfermedades, el lavado de frutas y verduras cumple el mismo objetivo de eliminar la mayor cantidad de microorganismos patógenos que pueden provocar enfermedades como cólera, gastroenteritis o salmonelosis.

En el caso de las embarazadas habrá que tener especial cuidado en el lavado y conservación de las frutas y verduras.

Las frutas y las verduras desde que se producen en el campo hasta que llegan a nuestras manos pasan por diferentes procesos: Producción, Almacenamiento y transporte entre otros, y durante estos procesos cabe la posibilidad de que las frutas y las verduras queden contaminadas  y como medida de prevención aconsejamos que sean limpiadas y desinfectadas antes de su consumo.

 

Aunque lo ideal es desinfectar todas las frutas y verduras, lo mínimo obligatorio es lavarlas con agua y jabón antes de almacenarlas en el refrigerador y antes de consumirlas. Además, debemos tomar en cuenta que todos los alimentos que se van a comer en su presentación más natural como son la lechuga, espinacas, rábanos, cebolla y tomate deben ser desinfectadas.

 

A pesar de haber alimentos que solo necesitamos quitarles la cáscara para su consumo (papaya, plátano, sandía, piña o aguacate), se recomienda lavarlos por lo menos con agua y jabón. Pues al tocarlas con su cascara y luego tocar el alimento ya sin piel se podría contaminar.

 

Para desinfectar fresas y zarzamoras antes debes quitar la tierra y partículas extrañas bajo el grifo. Después de lavarlas hay que sumergirlas en un recipiente con lejía para alimentación durante unos  30 minutos (media cucharadita de lejía por litro de agua)

Es importante no quitar el rabillo de frutas y verduras como fresas, manzanas, guayabas o tomates, hasta que las hayas desinfectado ya que de lo contrario los microorganismos pueden penetrar a la pulpa y la desinfección no será efectiva. Una vez transcurrido el tiempo, escurrir el agua y con las manos limpias retirar el tallo.

 

Sencillos pasos para el adecuado lavado y desinfección de verduras y frutas

 

1. Lávate muy bien las manos con agua y jabón.

2. Lava todos los utensilios que vas a utilizar.

3. El lavado básico de verduras y frutas se debe hacer con agua y jabón.  Tubérculos como la patata  generalmente traen exceso de tierra. ¡Ten cuidado!

4. Enjuaga perfectamente los alimentos y sumérgelos en agua y lejía para alimentación (de la que se usa habitualmente para desinfectar el agua) dejándolos reposar de 20 a 30 minutos.

5. Escúrrelos de nuevo en el colador y déjalos secar. ¡Ahora sí… a comer!

 

Lavar y desinfectar tus alimentos, disminuye el riesgo de padecer gastroenteritis.

 

Recuerda que estilos de vida saludable y el consumo frecuente de Lactobacillus casei Shirota contribuyen al equilibrio de tu microbiótica intestinal, fortaleciendo tu resistencia a infecciones.