Vuelta a la rutina deportiva tras las vacaciones.

Se sociable, comparte!
    Alessandra Aguilar

    Alessandra Aguilar

    Para la gran mayoría de nosotros, las vacaciones han llegado a su fin y, poco a poco, tenemos que irnos adaptando a nuestra rutina de vida incluyendo también nuestros hábitos alimenticios, volviendo a retomar la costumbre de visitar nuestra frutería de confianza o la frutería online habitual. No nos vamos a engañar; los primeros días de vuelta a la rutina cuestan y mucho. Tenemos frescos nuestros recuerdos veraniegos donde dejamos que sea nuestro cuerpo el que nos dicte qué hacer, cuándo hacerlo y qué comer o beber. Al fin y al cabo, de eso se trata, de desconectar, descansar y romper con nuestra rutina. ¡Recargar pilas para afrontar con energía la última parte del año!

    Al igual que los niños necesitan un período de adaptación cuando empiezan el cole, nosotros necesitamos el nuestro para adaptarnos de nuevo al ritmo frenético del día a día. Y lo mismo pasa con la vuelta a tu rutina deportiva. Aunque muchos, aprovecháis las vacaciones para entrenar más porque tenéis más tiempo, también sois muchos los que aprovecháis las vacaciones para relajaros en familia al mismo tiempo que os volvéis más permisivos con los hábitos alimenticios, cambiamos nuestra forma de comer y nos aplicamos el dicho “una vez al año no hace daño”.

    Yo soy de las que considero, que hay que hacer como cuando te arrancas una tirita, ¡cuánto más rápido mejor! Así, pasas unos días malos, pero en nada estás ya en materia. Seguro que muchos de vosotros ya habéis encontrado vuestros truquillos para sobrellevarlo, pero para aquellos que aún no habéis dado con la clave, aquí os dejo tres pautas muy sencillas que os ayudarán a conciliar nuevamente vuestras vidas laborales y familiares con vuestros hábitos deportivos y vuestra alimentación sana y saludable.

    1º. Establece un horario. Desde el primer día, establece tu horario para tu práctica deportiva. Eso te ayudará a mantener tu rutina y a que te de menos pereza salir. Si tienes un grupo con el que haces deporte, ¡mucho mejor! Te costará mucho menos. Entre que os ponéis al día con el verano y las “vuelta al cole”, se os pasa el entreno volando.

    2º. Principio de progresión. Venimos de estar relajados, haciendo poco ejercicio o ninguno. Normalmente traemos algún kilito de más: las cañitas, los helados, el picoteo, y la sustitución de las frutas y verduras por dulces etc; por lo que es normal que te cueste volver a ponerte en marcha. Cuando yo vuelvo a la carga tras unos días de vacaciones, os puedo asegurar que me cuesta unos días coger sensaciones. Normalmente el primer día que salgo, tengo la sensación de que parezco un pato mareado corriendo. Vuelve poco a poco y haz mucho hincapié en ir el fortalecimiento y estiramientos. No quieras ponerte en una semana al ritmo de gente que no ha descansado o ha empezado antes que tú. Cada persona tiene su ritmo, dale tiempo a tu cuerpo y deja que se vaya adaptando poco a poco a la carga de entrenamiento. Si lo haces progresivamente, evitarás lesiones, fuertes sobrecargas y llevarás mejor las dichosas agujetas (porque de ellas no te libras)

    3º. Hazte una dieta semanal. Igual de importante que establecerte una rutina en el entreno, lo es que lo hagas con la alimentación. Seguro que muchos volvéis deseando comeros una buena ensalada, frutita, verdurita,…, todos esos alimentos que pasan un poco a un segundo plano durante el período vacacional. Vuelve a visitar tu tienda de fruta y verdura o tu frutería online y hazte una dieta semanal. Ello te ayudará a ver que tu dieta es sana, saludable y que llevas una correcta ingesta de verduras, frutas frescas, proteínas, legumbres, hidratos,… Te será más fácil hacer la compra y organizarte a la hora de preparar las comidas y meriendas. Es bueno que tu dieta esté coordinada, si tu vida familiar te lo permite, con tu práctica deportiva. Es decir, si sabes, por ejemplo: que todos los sábados por la mañana haces un entreno de series, pues en tu dieta, ya sabes que el viernes noche y sábado mediodía, tus comidas tienen que basarse en carga de hidratos. Por cierto, no te olvides de incluir tus pequeños caprichos, ya sean dulces o salados.

    Como podéis ver son unas pautas muy sencillas, pero muy útiles para que la “vuelta la cole” sea menos dura. Y, si os sirve de consuelo, a nosotros, los atletas de élite, también nos cuesta mucho empezar y volver a coger sensaciones.

    ¡FELIZ “VUELTA AL COLE”!

    Se sociable, comparte!