Frutas y verduras para el verano

Se sociable, comparte!

    La estación de verano trae tantas sorpresas agradables y tantos beneficios de la naturaleza, que en verdad es la estación perfecta para aprovechar las posibilidades que nos brinda, sobre todo para estar saludables, y en especial para comenzar a fomentar una excelente cultura alimentaria en nuestros hijos, que les permita conocer a fondo y saborear las riquezas naturales, especialmente aquellas que están en las frutas y en las verduras.

    Visto de ese modo, vale la pena echar un vistazo a la gran variedad de frutas y verduras que se muestran al alcance de todos en esta etapa del año. Es que es esta la estación del año en la que mejor podemos encontrar muchas frutas y verduras, pues es su momento de maduración natural y esto hace que puedan ser más ricas en diferentes  tipos de vitaminas, minerales y nutrientes que el organismo requiere. Y aunque se pueden encontrar durante el resto del año en los frigoríficos, no cabe dudas de que frescas es como mejor se consumen las frutas y las verduras.

    Las lechugas, cuentan entre las más saludables y las que combinan con cualquier tipo de comidas pues no poseen contenidos de ácidos y es prudente combinarlas con otros alimentos como las nueces que tienen un sustancial contenido en grasas, o el aguacate.

    La guayaba y el mango además de la piña y la fruta bomba o papaya como también se le conoce, también son recomendables en el verano; el hecho de poder proveer a nuestros hijos de los ácidos necesarios que requiere el organismo, mediante estas frutas que, además tienen otras propiedades, es un gran privilegio que la madre naturaleza nos ofrece y debemos saber aprovechar.

    Hay que dejar un lugar importante a los plátanos, especialmente los plátanos fruta, estos son agradables al paladar y a la vez tienen un alto contenido en potasio.

    Hasta el momento solo se ha apuntado hacia ciertos ejemplos de frutas y verduras que podemos brindarles a nuestros hijos en la estación de verano, y aunque estas se pueden procesar, pues lo mejor es comerlas crudas y frescas, claro, proveyéndolas de una higiene   adecuada antes de consumirlas.

    La acelga, la col, el coco, que ofrece más de una opción (su agua y su masa) cuando aún está verde. Las fresas, el pepino, éste último en pequeñas dosis, puede ayudar a mantener hidratado el organismo.

    Y claro, habría que apelar a la creatividad para motivar a los niños a consumir comidas sanas como las frutas y verduras: ya sea en jugos, mediante juegos sencillos en los que ellos puedan decir y desear comer cualquier tipo de fruta o verduras, especialmente las más frescas, las de estación.

    Se sociable, comparte!