Las frutas más importantes para un deportista y qué te aportan

Se sociable, comparte!
    Foto: frutas de verdurea.com

    Foto: frutas de verdurea.com

    Tan importante como comer sano y variado, es saber cuáles son los alimentos que mejor se adaptan a nuestro modo de vida, ya que serán los que nos aporten los minerales, vitaminas y nutrientes que más necesitamos ó porque sus propiedades nos ayudan a prevenir determinadas enfermedades. Por lo que comer sano está muy bien, pero si encima, lo hacemos bien, conociendo las propiedades de los alimentos, nuestro rendimiento (ya sea deportivo, laboral, etc) será mejor, ya que estamos aportando a nuestro cuerpo de los nutrientes que más necesita.

    Hoy os voy a hablar de algunas frutas que son importantes en las dietas de un deportista; pero no es sólo aplicables a ellos, ya que las propiedades de muchas de ellas son buenas para la correcta alimentación de la gente de a pie.

    1. Plátano. Es una fruta altamente nutritiva. Contiene altas dosis de energía de rápida y fácil asimilación por parte del organismo, algo necesario para poder hacer frente a las rutinas de entrenamiento. Junto a esto hay que destacar su alto contenido mineral (fósforo, potasio, magnesio y hierro) sobre todo potasio, que nos ayudará a regular los niveles de líquidos del organismo. Es ideal para combatir los calambres musculares. Es rico en vitaminas A,B,C,E y ácido fólico. Además de todas estas propiedades, es una fruta fácil de llevar y que sienta bien a cualquier hora del día.

    2. Aguacate. Nos aporta grandes cantidades de ácidos grasos esenciales necesarios para el buen funcionamiento celular. Estos ácidos grasos saludables nos ayudarán a mantener unas arterias libres de colesterol y demás sustancias que ponen en riesgo la salud. Junto a esto hay que destacar su alto aporte proteico, lo que nos ayuda a conseguir que las fibras musculares estén bien alimentadas y puedan seguir creciendo a medida que aumentamos la intensidad de los entrenamientos. Gracias a estas propiedades, también es ideal para evitar los calambres musculares. Es rico en vitamias E, A, B1, B2, B3, B6 y D. Es rico en potasio, magnesio, hierro y fósforo. Ideal para tomar en ensaladas, con pasta, untarlo en pan, acompañarlo con queso, etc. Pega con todo, sólo tienes que echarle imaginación y probar.

     

    1. Papaya. Al igual que el aguacate, debido a su alto aporte proteico, nos ayuda a conseguir que las fibras musculares estén bien alimentadas y puedan seguir creciendo a medida que aumentamos la intensidad de los entrenamientos. Por ello, también es buena para evitar calambres musculares. Pero, además, es junto al kiwi, una de las frutas con mayor contenido de vitamina C; por ello, es ideal para prevenir anemias. Otra de sus cualidades es que es una fruta con un alto poder depurativo, lo que es ideal para la pérdida de peso, pero también esa cualidad es muy buena para aliviar los dolores de la artritis. Posee vitaminas A, B y C; ácido fólico. Es rica en potasio, magnesio, fósforo y calcio. A mí, particularmente me encanta tomarla en zumo y con los cereales en el desayuno (la compro deshidratada).

    2. Uvas. Las uvas son uno de los antioxidantes más potentes que existen. Y, ¿por qué son tan importantes los antioxidantes? Al realizar ejercicio, nuestro cuerpo recibe más oxígeno de lo habitual, algo que en muchos casos puede llegar a producir un estrés oxidativo, aumentando los radicales libres y, por lo tanto, los ataques que nuestras células reciben; es decir, la oxidación. Por ello es tan importante tomar antioxidantes. Además, las uvas aportan mucha agua y fibra, por lo que es una fruta ideal, al igual que la papaya, para aliviar los dolores de la artritis. Posee vitaminas C, A; B6, B1, B2 y E. Son ricas en potasio, calcio, magnesio, fósforo, hierro y sodio.

    3. Kiwi. Es una de las frutas con mayor contenido de vitamina C, desmontando la idea de que la naranja es la fruta con más contenido de esta vitamina. Por ello, es una fruta ideal para prevenir anemias. Además de ello, también tiene efecto analgésico, por lo que es bueno para ayudar a mejorar las inflamaciones o dolores articulares. Al tener funciones diuréticas y favorecer el tránsito intestinal, también es buena para aliviar los dolores de la artritis. Posee vitaminas A,C y E, Omega -3 y Omega-6. Rico en magnesio, calcio, fósforo, hierro, sodio y potasio. Es ideal para tomar en el desayuno, acompañarlo con yogurt, azúcar moreno, chocolate, etc.

    4. Piña. Su principal cualidad es que contiene bromelina, sustancia que ayuda a evitar la inflamación de los tendones (tendinitis), los sacos sinoviales (bursitis), esguinces, dolor de espalda, etc. Además de su gran poder antiinflamatorio, facilita la circulación, facilita la digestión y ayuda en la pérdida de peso. Las vitaminas más importantes que tiene son la A, C y E. Es rica en magnesio, potasio, hierro y calcio, entre otros muchos minerales. A mí, personalmente, es una fruta que me encanta para postres, meriendas, con ensaladas, con azúcar moreno, sola, con chocolate, en macedonia, zumo, etc.

    5. Cerezas. Son una gran fuente de beta-caroteno o vitamina A. Ayudan a la salud mental y física y, al igual que la piña, tiene propiedades antiinflamatorias y depurativas. Son una gran fuente de hidratos de carbono simples, lo que hace que sea una fruta ideal para tomar tras un entrenamiento. Posee vitaminas A, B y C. Son ricas en calcio, zinc, selenio, magnesio y potasio. Ideal para picar entre horas. Una buena alternativa a las cerezas fuera de temporada, es comprarlas deshidratadas y tomarlas con el yogurt, cereales, echarlas en la ensalada.

    6. Arándanos. Me dejo para el final, la que considero una de las frutas más completas que hay. Es una fruta que se usa para combatir la diabetes, como antibiótico, antiinflamatorio, antidiarreico, para problemas de visión y en la prevención de ciertos tipos de cáncer (colón, próstata y seno). Es una fruta libre de grasas y sodio, libre de colesterol y rica en fibras. Es refrescante, tónica, astringente, diurética, rica en vitamina C y ácido hipúrico. El pigmento que le da el color azul al fruto, interviene en el metabolismo celular humano, disminuyendo la acción de los radicales libres, asociados al envejecimiento, cáncer, enfermedades cardíacas y Alzheimer. Es considerada una de las frutas con mayor poder antioxidante. Tiene efectos antiinflamatorios y antibacterianos. Potencia el sistema inmunológico. Previene las anemias. Tiene un alto contenido en fibra, por lo que también tiene propiedades diuréticas. Ayuda a prevenir infecciones urinarias. También ayuda a proteger los dientes de las caries y ayuda a fortalecer el colágeno, por lo que ayuda a prevenir lesiones de tendones, ligamentos y cartílagos. Ayuda a tener un mejor riego sanguíneo. Tras leer todas estas propiedades, seguro que entendéis porque es una de mis frutas favoritas. Son muchísimos los beneficios que nos pueden aportar. Personalmente, me encanta comerlos solos, con los cereales o con yogurt. El zumo de arándanos es uno de mis favoritos. En mi cocina siempre hay arándanos deshidratados, aunque siempre que puedo, los compro naturales.

    la foto (1)

    Foto: Cerezas de Verdurea.com

    Éstos son sólo unos ejemplos. Todas las frutas son ricas en vitaminas y minerales y tienes muchos nutrientes necesarios para una dieta sana y equilibrada. Así que no lo dudéis y hacer “fruto terapia”. Es refrescante, sano y pega con todo.

    Se sociable, comparte!